La economía en el régimen franquista

Tras finalizar la Guerra Civil española, se instaura una dictadura en España dirigida por el general Francisco Franco. Esto produce profundos cambios sociales, políticos y económicos. En esta entrada, nos centraremos en la economía española durante la dictadura franquista.

La economía franquista se basa en la autarquía, un sistema económico en el que un estado se abastece con sus propios recursos. Esta economía, se introdujo a causa de la Guerra Civil que vivió el país entre 1936 y 1939, la cual produjo perdidas materiales, perdidas humanas, el agotamiento de las reservas de oro y divisas y deterioro de las infraestructuras.

Al finalizar la guerra, España necesitaba el aprovisionamiento de materias primas procedente del exterior, pero la política economía que se impuso era contraria a esto, ya que se consideraba que España era un país rico en recursos. La economía sufrió un fuerte control estatal hasta 1951, año en el que se produjo un tímida liberalización.

La agricultura fue un desastre durante los años 40, en lo que no se llegó a abastecer las necesidades de la población conociéndose esta época como los años del hambre. Sin embargo, posteriormente la intervención estatal funcionó muy bien. Esta intervención, determinaba la superficie de cultivo y los precios, controlando así la producción, la comercialización y el consumo. El estado era el único adquiriente de la producción y este lo vendía a terceros. Esto propicio la aparición de un mercado negro. La industria no se vio muy afectada en la época de posguerra, únicamente el nivel de la producción sufrió cierto descenso. La época de la posguerra fue fundamental en el desarrollo de la industria, con la creación del INI(mas información aquí). Las medidas sobre la industria fueron muy intervencionista. 

La autarquía hizo que el gasto público se concentrara en la defensa y el orden público, por otro lado se llevo a cabo una política de equilibrio presupuestario y se aumentaron los impuestos. El comercio se vio muy afectado por la autarquía, la cual impedía el intercambio de productos con otros países.


La autarquía empezaría a diluirse a partir de 1950, con la formación de un gobierno tecnócrata, sin embargo el fin de la autarquía no llegaría hasta 1986 con el ingreso de España en la Comunidad Europea.









Comentarios

Entradas populares de este blog

Transformación política y económica de Polonia en los últimos 100 años

Una prosperidad inaudita

El muro de Berlín y su caída